miércoles, 28 de mayo de 2014

Poemas de Rafael Alberti y Max Aub sobre Luis Buñuel

Buñuel y Alberti
Continuando un poco en la línea de aquellas entradas que dediqué a los poemas que García Lorca escribió para Buñuel, hoy vamos a ver los que le dedicaron otros dos grandes escritores españoles: Rafael Alberti y Max Aub.
Alberti fue amigo de Buñuel durante la época de la Residencia de estudiantes: Era una de las grandes figuras de nuestro grupo... y al principio lo tomamos por un pintor... Después de los años de la Residencia, en los que fuimos casi inseparables, volvimos a vernos en Madrid al principio de la guerra civil.[1] Lo que no evita para que en febrero de 1929 le escribiera en una carta a a José Bello: Alberti llega a producir en mí un malestar más grande que la idea de un Dios, que la materia fecal que fluye en el vientre de las mujeres bonitas, que la Sociedad de Cursos y Conferencias, que la jota aragonesa, que los conciertos de la sinfónica, que Aladrén: Alberti me repugna por los cuatro costados. El pobre intenta meterse con nosotros. Me alegrará que lo consiga. Alberti, el anti–vital y gárrulo Alberti...[2] La carta fue escrita en la época en que Buñuel mantenía sus disputas con García Lorca y además como toda carta, confidencial y no esperando que su contenido sea hecho público.
Max Aub, como ya sabemos colaboró con Buñuel en el guión de Los olvidados (1950) y le entrevistó en varias ocasiones para realizar su obra inconclusa: Buñuel, novela.

domingo, 25 de mayo de 2014

Las adaptaciones cinematográficas de Luis Buñuel

De las 32 películas dirigidas por Luis Buñuel, 18 son adaptaciones literarias. Aunque en la mayor parte de los casos se trataba de obras de las que se sentía cercano y que había querido llevar a la pantalla, siempre que pudo se apropió del material literario, introduciendo todas las modificaciones consideradas necesarias. No se limitó a ilustrar una novela o texto, sino que los hizo suyos, aunque tuviera para ello que infligirles un tratamiento absolutamente opuesto a las intenciones del autor.[1]
Siempre ha querido tener un control del relato literario, aunque no la escribiera él mismo...Emplea la literatura como un punto de partida, un detonador de sus propias ideas, pero casi nunca como almacén de recursos narrativos o personales. (En referencia a los productos literarios libremente seleccionados, y no a los encargos condicionados al máximo, en los que su trabajo debía limitarse a realizar, y nada más)
Nunca encontramos una simple ilustración plástica de la obra, sino una recreación integral de la materia novelesca...Todos los autores elegidos son, así, unificados e incorporados a su propio sistema de ideas, pero no hay deformación porque ya existe, previamente, un paralelo muy marcado.[2]

miércoles, 21 de mayo de 2014

Susana (Demonio y carne), 1950

No me gustaba gran cosa. La arreglé como pude... Yo procuraba que en cada película hubiera siempre un escape, que siempre tuviera un senderillo por donde me iba a hacer lo que yo quería, pero quedaba ahogado por el conjunto[1].
Es una historia...muy moral, porque al final castigaban a la seductora. Siento no haber resaltado más la ironía, la broma... Tal vez la película puede funcionar de distintas maneras, según el público sea inocente o tenga malicia. Algunos dirán que es una película inocente, otros dirán que es moralmente tremenda. Yo encuentro el erotismo de la película un poco simple, un poco tonto... Me pareció que debía hacer el argumento menos simple e introduje ideas visuales como ésa de la araña o como la de la sustitución del objeto erótico por otro. En una escena, Fernando Soler, que acaba de ser excitado por Susana, ve llegar a su esposa... y es a ésta a quien besa apasionadamente, pero pensando en Susana...
Su llegada provoca una serie de actos que era imposible pensar que pudieran ocurrir allí, Es una familia honesta, sin malos deseos... La aparición de Susana es como la del diablo seductor... Pero al final todo vuelve al orden y se resuelve felizmente. Los pajarillos cantan, padre e hijo se reconcilian, incluso la yegua se cura y pare un potrillo, y Susana ha sido detenida y llevada a la cárcel. ¡La hacienda vuelve a ser un paraíso![2].
...Lamento no haber subrayado la caricatura en el final, cuando todo termina milagrosamente bien. Un espectador no avisado puede tomarse en serio este desenlace[3].

domingo, 18 de mayo de 2014

La influencia de Jean Epstein en la obra de Luis Buñuel

Jean Epstein nació en 1897 en Varsovia, pero se estableció en Francia en 1914, donde iniciaría su carrera cinematográfica en 1922. Murió en 1953. Buñuel colaboró con Epstein en sus películas Mauprat (1926)  y La caída de la casa Usher (1928).  Aunque el realizador siempre quitó importancia a la influencia de Epstein en su obra, la realidad es que le influyó, más de lo que él nunca reconoció tanto en la teórica como en la cinematográfica.
Me enteré de que (Jean Epstein)... acababa de fundar una... academia de actores... y fui a inscribirme... Posteriormente... me presenté en los estudios "Albatros"... estaba preparando otra película...[1] No conseguí tomar parte en ese filme, porque el cast estaba al completo. Pero me dijo: “Escuche: venga par al próxima película.” Y yo contesté: “Mire, podría barrer el estudio, hacer lo que usted quiera; no necesito dinero.” Porque mi madre me pagaba la estancia en París. Poco después Epstein inició el filme Mauprat ¿Recuerda –le dije– que me había prometido que sería su ayudante?” Y lo fui...el aprendiz, el ayudante; ayudaba al operador, porque en aquel momento el operador no tenía ayudantes y era él quien cargaba las bobinas. Entonces, yo me ocupé también de aquello e incluso hacía de comparsa.[2]

miércoles, 14 de mayo de 2014

Luis Buñuel en la obra pictórica de Salvador Dalí

Buñuel posa orgulloso
ante su retrato
El post lo podíamos haber titulado Buñuel visto por…Salvador Dalí, pero puesto que solamente se recogen las apariciones de Buñuel en la obra pictórica de Dalí, creo que es más acertado el título definitivo.
De las distintas apariciones de Buñuel en obras de Dalí, la más famosa es sin lugar a dudas su retrato, del que, a pesar de las desavenencias que hubo entre los dos, Buñuel se sentía muy orgulloso y nunca quiso desprenderse de él.

domingo, 11 de mayo de 2014

Los olvidados (Luis Buñuel) vs. Los olvidados (Jesús Rodríguez Guerrero) = desmontando un supuesto plagio

Portada del libro Los olvidados
Hace unos años leí una noticia que hacía referencia a un posible plagio de la película Los olvidados de Luis Buñuel. Argumentaban que el film estaba basado en la novela del mismo título de Jesús Rodríguez Guerrero. No le hice demasiado caso creyendo que era un bulo.
Cuando me planteé hace un par de semanas escribir el análisis de la película para este blog me acordé del tema y empecé a buscar por Internet. Vi que ese comentario se había publicado en muchos medios de comunicación y que había tenido una amplia difusión y pensé profundizar en el tema.
Lo primero que hice fue intentar conseguir la novela, ya que  algunos de los comentaristas que leí en la red aclaraban que no habían leído la novela y a mí me gusta hablar con conocimiento de causa y aunque me costó bastante encontrar un ejemplar a la venta, conseguí que me la enviaran desde una librería en Estados Unidos.
Han pasado ya unos cuantos años desde que se inició esta movida. Me ha sido imposible averiguar cómo empezó, aunque parece que se inició en el año 2009.

miércoles, 7 de mayo de 2014

Los olvidados (1950)

El día 6 de febrero comienzo Los olvidados que, si me sale bien, espero sea algo excepcional en la actual producción internacional. Es dura, fuerte, sin la más mínima concesión al público. Realista, pero con una línea oculta de poesía feroz y a ratos erótica. Las estrellas son gente que he tomado entre el lumpemproletariat mexicano, en su mayoría adolescentes. Los fondos, los más feos del mundo...Conozco a muchos de los personajes reales. En resumen le diré que este film es como una mezcla, pero de elementos evolucionados y a través de estos quince años de Terre sans pain(Tierra sin pan) y La edad de oro. Lleva a Figueroa como cameraman y, por fin, podrá hacer fotos anti–artísticas e indignas de ningún premio en los Salones de Otoño internacionales. Si tengo suerte, la cosa puede ser buena, pero temo el escollo de los actores jóvenes. Veremos.[1]
La que voy a hacer ahora me entusiasma y si me sale bien oirá hablar de ella. El tema es delincuencia infantil y me he documentado con unos doscientos procesos del Tribunal de Menores y cien expedientes de la Clínica de la Conducta, institución psiquiátrica de México. Los personajes son adolescentes del lumpemproletariat del distrito federal y el tratamiento un compromiso, entre el documental y la ficción, necesaria para que el film sea comercial. No hago ningún compromiso de tipo moral o artístico.[2]
En Marzo último termine "Los Olvi­dados" film hecho con un gran cariño, sin una sola concesión al público, y del que me hago responsable del principio al fin. Para daros una idea diré que es una espe­cie de "Tierra sin pan" del lumpemproletariat mexicano, con personajes tomados de la vida real y en el cual no hay ni una sola situación inventada. Esta mucho más cerca de la vida que los films italianos del llamado "neorrealismo". Guste o no creo que no hay antecedentes en el cine de esta clase de film. La acción ocurre entre adolescentes.[3]
Certificado de reconocimiento para Los olvidados
como Memoria del Mundo
No hay un solo elemento en mis films que no haya sido empleado calculada y fríamente para producir el efecto deseado. Por ejemplo, en Los olvidados los momentos de cruel­dad aparente y los elementos obsesivos como el empleo repetido del apaleamien­to, la interpolación constante de la gallina, etc., etc., fueron malvadamente empleados para reforzar la acción dramática a través de la que el espectador debía de sentir que no vivimos en el mejor de los mundos y que nuestra realidad no es tan fija ni segura como él podría creerse.[4]
Hubiera podido ir más allá, pero era abusar de la generosidad del productor. No obstante, estoy satisfecho de lo que hemos logrado.[5]
Volví a mí mismo con Los olvidados. Estábamos pasando por entonces una época muy mala[6]...
La UNESCO, en septiembre de 2003, reconoció a Los olvidados la categoría de “Memoria del Mundo”

domingo, 4 de mayo de 2014

Los premios que recibieron Luis Buñuel y sus filmes

En el tema de los premios recibidos por las películas de Luis Buñuel, suelen cometerse bastantes errores y es precisamente eso lo que me ha llevado a redactar este post. La fuente principal que he utilizado es la relación de premios que elaboró el propio Luis Buñuel, que se conserva el Archivo Buñuel de la Filmoteca Española. Las fotos de dicha lista se reproducen en este post.
Buñuel con el León de Oro de Venecia por
Belle de Jour en 1967
He corregido algún pequeño error y hecho alguna aclaración. Los premios en azul no estaban en su lista, ya que la citada lista solo incluye los premios que se le concedieron a él, no a los que colaboraban en sus películas.
Se ha consultado la página oficial de los Festivales que se mencionan, de la mayor parte de las asociaciones, aunque algunos premios de menor entidad no se han podido ratificar. De todas maneras, es de suponer que Buñuel no se atribuiría un premio si no fuera cierto.
Como es lógico hubo muchos premios nacionales de menor entidad que no están recogidos aquí.