domingo, 20 de diciembre de 2015

Buñuel y la dirección de actores I

No tengo ninguna técnica especial para trabajar con los actores. Todo depende de su calidad, de lo que me ofrecen o de los esfuerzos que debo desplegar para dirigirlos cuando están mal elegidos. De todos modos, una dirección de actores obedece siempre a un visión personal del director, que éste siente, pero que no siempre puede explicar.[1]
Buñuel y Fernando Rey


domingo, 6 de diciembre de 2015

La Duquesa de Alba y Goya (1937) vs. Goya (1926)

En 1937 Buñuel recupera el tema del guion Goya de 1926 y escribe una sinopsis en inglés (Goya and the Duchess of Alba) para la Paramount de Paris y que, aunque era una reelaboración del guion anterior, tiene considerables diferencias con el mismo. Puesto que su intención era que se produjera en Hollywood, los aspectos melodramáticos y aventureros se acentúan. Quería hacer un filme espectacular en el mejor sentido de la palabra, con suficiente movimiento e intriga para resultar comercial. 
Durante mucho tiempo se creyó que era una reducción o reelaboración del precedente, pero se trata de un trabajo diferente, con situaciones y psicologías opuestas, aunque las fuentes son por supuesto idénticas. El caso más emblemático es el episodio de la sordera de Goya, que el escritor Valle Inclán le había sugerido personalmente a Buñuel y que está recogido por el historiador Carlos Iriarte: en el primer guion el hecho está reducido a una nota sin relieve[1], en el segundo forma parte del desarrollo narrativo.[2]