domingo, 27 de marzo de 2016

El "estilo" de Luis Buñuel (II)

Al entrar al cine industrial ... Había que contar una historia. A veces dentro de esa historia yo podía introducir elementos inquietantes, que sugirieran una dimensión distinta de las cosas. En mis últimas películas he vuelto a ser más libre... Un perro andaluz  y La edad de oro son dos experiencias irrepetibles. No puedo estar metiendo ojos cortados y manos con hormigas en todas mis películas, pero subsisten mis tendencias irracionales... Dejo que el relato vaya haciendo aparecer sus propias imágenes y, muchas veces, si esas imágenes son "de choque" demasiado obviamente, las suprimo. Claro, las obsesiones visuales aparecen de una manera u otra... Filmo para el público habitual y también para los amigos, para los que van a entender tal o cual referencia, más o menos oscura para los demás. Pero procuro que estos últimos  elementos no entorpezcan el discurso de lo que estoy contando[1]...
Puedo querer divertirme un poco y meter algunas cosas que hagan gracia a los amigos. No son "guiños", porque detesto al cineasta que parece decir: "Miren qué listo soy". Digamos que meto recuerdos compartidos con algunas personas, "claves inocentes[2].
La obra de Buñuel es muy rica y compleja. Buena prueba de ello es la enorme bibliografía que ha generado y que sigue generando todavía. Es por eso que para terminar con el tema del “estilo” de Luis Buñuel, he recogido opiniones de diferentes estudiosos de su obra, ya que unos con otros enriquecen el conocimiento del realizador aragonés.

domingo, 13 de marzo de 2016

El "estilo" de Luis Buñuel (I)

El cine es fácil de hacer y no tiene secretos. Los problemas técnicos los resuelven los especialistas. Para ser un buen director de cine hace falta lo mismo que para ser un buen escritor: tener las ideas claras, saber lo que se quiere decir y decirlo de la manera más directa posible.[1]
Lo que siempre necesito es tener la cámara en movimiento –claro que sin que sea evidente– porque creo en el poder hipnótico de la imagen dinámica. Lo que yo llamo adormecer al espectador.[2]
 Hemos hablado en anteriores ocasiones del guion, rodaje, dirección de actores y montaje, que indiscutiblemente dan una visión de conjunto del “estilo” de Luis Buñuel. Aquí vamos a completarlo con algunos comentarios que su obra ha suscitado y que nos ayudan a redondear la comprensión de su forma de hacer: